jueves, 2 de noviembre de 2017

MadridFly, un plan de altura

Madrid Fly, túnel de viento

Como ya os conté, a los amigos cumpleañeros les agasajamos regalando un plan especial al que por supuesto los demás no apuntamos. Así hemos hecho rafting, cursos de cocina japonesa, degustado menús de estrellas Michelín, montado en buggies, hemos hecho rutas enológicas y, en último cambio de década celebrado, nos hemos vuelto seres voladores dentro de uno de esos famosos túneles de viento.

Aunque hay varios en la Comunidad de Madrid (Las Rozas, Leganés e Islazul a día de hoy), nosotros acudimos al primero, MadridFly. En una nave de un polígono industrial de Las Rozas se encuentra el que dicen ser el túnel del viento más grande de Europa.
El coche lo puedes dejar en un parking privado dentro del recinto y el acceso a las instalaciones es adecuado si vais con alguna silla de ruedas o carrito de bebé.
Los vuelos se pueden contratar desde su propia web y pueden volar adultos y niños desde los 5 años de edad. El precio es de 58€ 2 vuelos de 1 minuto cada uno, aunque si vais varias personas lo mejor es coger alguno de sus bonos para que salga más económico.

Una vez concertada la hora de vuelo, tenéis que acudir una hora antes porque además de vestirte con el mono y casco y firmar este consentimiento, te darán unas breves pero necesarias instrucciones para poder realizar el vuelo sin problemas y seguir las directrices del instructor, ya que dentro del túnel es imposible oír nada más que el sonido del viento.

Madrid Fly, túnel de viento

Dejarse caer desde la puerta, llevar una posición arqueada de las piernas y espalda sin llegar a ponerlas ni muy rectas ni muy dobladas, extender la cabeza como queriendo elevar la mirada y colocar los brazos en posición de abrazo a la altura de los ojos, son las recomendaciones posturales básicas durante el vuelo. Eso, y seguir las indicaciones del monitor que te realizará mediante gestos sencillos. Durante el primer vuelo aprenderás a mantener la postura volando y el el segundo, te elevarás a lo alto del túnel de la mano del instructor, a 17 metros de altura y contra una corriente de aire vertical a 300 km/h.


Deberás llevar ropa cómoda y calzado con cordones o velcro. Si vais en grupo os recomiendo separaros, porque al túnel se entra en grupos de 10 y si vais todos en las misma tanda, no podréis haceros fotos ni grabaros unos a otros (aunque la empresa os ofrece la posibilidad de tener testimonio audiovisual en precio aparte).
Si alguno de vosotros no quiere o no puede volar (peso >120 kg, embarazadas, lesionado de hombro o espalda, epilépticos, cardiópatas), puede esperaros sentado en la cafetería que se encuentra ubicada en la misma estancia diáfana y alrededor del túnel de cristal. 

Madrid Fly, túnel de viento

Nosotros éramos 5 adultos y 2 niños y a todos nos encantó la experiencia, porque además los monitores tienen muy buena mano con los peques. Eso sí, no squedamos con ganas de más ¡que 2 minutos son muy pocos! El buen rollo de todos (instructores y 'fun-flyers') y la adrenalina a mil es una buena combinación que te recomiendo probar al menos una vez en la vida.

Yo me animo a repetir, ¿te apuntas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips