lunes, 4 de abril de 2016

Preparando la maleta del hospital para el parto

La maleta del hospital para el parto

De siempre, lo de la maletita para el hospital o canastilla me había parecido algo arcaico, algo que ya no se estilaba y que no había nada necesario que no te lo pudieran proporcionar en el lugar donde dieras a luz.

Cierto es que si el parto es en casa, dispones de todo y en los hospitales públicos tal vez eches de menos cosas que creen un ambiente más cálido y acogedor pero, seamos sinceros, lo básico te lo ofrecen allí. Al parecer (yo no tengo la experiencia) en un hospital privado te dan mucho menos que lo justo para una emergencia y lo básico debes traerlo de casa.

Hace 5 años ya, después de dar a luz en un hospital público (sí, en esos donde te dan "todo el material"), tuve que utilizar el comodín del "marido apañado" que se dio más viajes que Willy Fog buscando lo que nadie me contó en caso de 'imprevistos'.

Y es que un parto buenísimo se acompañó de un puerperio que dejó bastante que desear, donde a la semana reingresaba de nuevo para resutura en quirófano de una episiotomía que tuvo la mala suerte de pasar inadvertida para muchos profesionales y que todo indicaba no ir bien desde el día siguiente de dar a luz. Por eso, esta vez, ando algo más precavida.

Reconozco que para escribir este post y, lo más importante, para elaborar la dichosa maletita que anda encima de mi cama desde hace varios días, he recurrido a mucha documentación y listados en internet. Y la conclusión que extraigo es que casi todas se centran en cositas para el bebé, olvidando a la madre recién parida y que necesita más mimos y cuidados que ninguno.

La maleta del hospital para el parto

Por eso, hoy quiero compartir contigo mi lista con lo básico para esos días de estancia en un hospital público (aumenta el número de pañales, bodies y pijamitas de forma proporcional si tu hospital es privado) donde la mamá es la gran protagonista...

1) Neceser. Con lo típico que debe contar una bolsa de aseo (gel, champú, desodorante, cepillo y pasta de dientes, peine y goma de pelo). Puedes llevar una colonia, aunque lo recomendable, dicen, es que el recién nacido identifique el olor de la madre sin aromas artificiales.
Yo no olvidaré la homeopatía que tanto me ayudó en el parto anterior (así debes tomarla) y un cacao que hidrate unos labios resecos de la calefacción del paritorio y mi manía de morderlos cuando estoy nerviosa...

La maleta del hospital para el parto

Dentro, el aseo específico para cuidado del pecho por lactancia: discos para el sujetador, pomada con lanolina para regenerar en caso de grietas, pezoneras de silicona y un sobre de leche hidrolizada por si hiciera falta algún biberón (de esto ya te cuento otro día) y por supuesto el específico para el cuidado de la dichosa episiotomía que tanta guerra me dio: gel íntimo, toallitas calmantes, un espejo para explorarme bien, compresas tocológicas, bragas de gasa desechables, supositorios de antiinflamatorios y una faja pélvica (ojo, no abdominal, pero de esto también te hablo otro día).

Preparando la maleta del hospital para el parto

2) Ropa para la madre: sobre todo la de volver a casa, unos sujetadores de lactancia, unas zapatillas cómodas y una bata por si hace frío por las noches. Recomendable lo del camisón, salvo que prefieras ponerte el del hospital.

3) Ropa para el bebé: con la que volverá a casa (que bien puede ser un pijamita), muselinas, mantita, baberos, gorro, manoplas para que no se arañe, chupete y crema de cambio de pañal. Lo mismo te digo de los pañales y toallitas dependiendo del tipo de hospital.

4) Documentación: importante no olvidar los informes médicos del seguimiento del embarazo, la tarjeta sanitaria y documentos de identidad de los padres. Lleva el libro de familia porque en muchos hospitales ya registran a los recién nacidos en el Registro Civil.

5) Otros: hoy en día es difícil olvidarse el móvil pero de nada servirá sino llevas un cargador a mano, que siempre suele quedarse en el domicilio. Las baterías vuelan esos días con tanta foto y whatsapp anunciando la 'buena nueva'. Importante el capazo o silla con la que volver a casa, que a la vuelta sois uno más. Nosotros meteremos un regalito para la hermana mayor, un detalle, para que recuerde que es imposible olvidarse de ella...

Y eso es todo, por lo menos lo que yo considero imprescindible. Faltarían muchas pijadas pero no es plan de ir con un trolley, ¿no? Cuéntame tu experiencia... ¿qué es lo que más echaste de menos durante tu ingreso?

2 comentarios:

  1. las braguitas desechables las eché de menos porque a pesar de que cogí 2 tallas más de las que usab, a mi en mi caso no sé si a alguien más le pasó me iban pequeñas de la entrepierna no subia (por suerte me llevé también braguitas normales en previsión de que eso pasara y porque no sabía si me iban a resultar cómodas..... mujer precavida vale por 2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes razón, más vale ser precavida... Yo me las he probado antes por si acaso, que esos días cuanto menos se deje a la improvisación, mejor. Muchas gracias por compartir tu experiencia

      Eliminar

Deja aquí tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips