jueves, 9 de abril de 2015

Escapada a la sierra oeste de Madrid

Una buena escapada para un fin de semana o, si es posible, algún otro día más (por ejemplo un puente), es visitar los pueblos de la sierra oeste de la Comunidad de Madrid. Para nosotros era una zona bastante desconocida, así que en Semana Santa decidimos poner rumbo a Robledo de Chavela, que dista 85 km de la capital. Si solo disponemos de los 4 días no laborables, preferimos buscar destinos cercanos para no perder demasiadas horas en el coche o metidos en algún atasco.

Muchos de los pueblos de los que os hablaré forman parte de la denominada 'Ruta Imperial', llamada así por recorrer parcialmente el camino histórico que empleaba Felipe II en sus desplazamientos de Madrid al Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

Nosotros nos hospedamos en La Huerta de Arriba, una finca con 3 casas rurales independientes que comparten jardín. En realidad se trataba de un pequeño apartamento con cocina incluida en el salón-comedor con dos habitaciones y un altillo visto abuhardillado con otras dos camas. Ninguna maravilla pero una opción válida para establecer Robledo de Chavela como punto central de nuestras rutas.

Casa Rural La Huerta de Arriba (Robledo de Chavela)

Lo primero, hacerse con un mapa y elaborar la ruta día a día que a continuación os detallo. A nosotros nos sirvió esta guía en pdf para saber qué cosas merecían la pena.

Día 1) Fresnedillas de la OlivaVisita obligada por varios motivos:

♣ El primero por su Museo Lunar, actual Centro de Interpretación Espacial, inaugurado en 2009 en conmemoración del 40º aniversario de la llegada del hombre a la luna por primera vez. Fresnedillas, junto la estación de California (EEUU) y la de Canberra (Australia) proporcionaron el seguimiento y las comunicaciones con las naves Apolo en sus misiones de exploración. Nos encantó el museo, los trajes originales de los astronautas, las fotos, la comida espacial y el dibujo para colorear los planetas (que gracias a Enrique y Ana los sabemos de memoria).

Museo Lunar (Fresnedillas de la Oliva)

Museo Lunar (Fresnedillas de la Oliva)

♣ Su casco urbano, se trata de un conjunto urbano rural donde destacan las casas de la calle Real de finales del siglo XIX y principios del XX y la Iglesia Parroquial de San Bartolomé (siglo XVI).

Iglesia S. Bartolomé (Fresnedillas de la Oliva)

♣ La Ruta de La Puente, un camino para hacer con niños y carros sin dificultad. Además es circular (3,7 km) y en primavera está llena de margaritas y amapolas.

Ruta de La Puente (Fresnedillas de la Oliva)

Ruta de La Puente (Fresnedillas de la Oliva)

Casa de comidas Amador (calle Real 57), altamente recomendable por su trato y calidad, tanto en su versión de aperitivos y tapas en la barra o su terraza, como en el menú que sirven en el comedor.

Casa de comidas Amador (Fresnedillas de la Oliva)

Por la tarde, os podéis acercar a Zarzalejo, donde tomar un café, dormir una siesta en alguna de las explanadas cercanas al pilón del Caño Viejo (siglo XVIII), ver las vistas del Mirador del Guijo o visitar la Iglesia Parroquial de San Pedro.

Día 2) Colmenar del Arroyo

En la N-510, se encuentra un búnker de hormigón llamado Blokhaus-13 que sirvió de fortín durante la Guerra Civil y que se puede visitar a cualquier hora del día. Impresiona encontrarse allí y remontarse con la imaginación a una época que dejó muy tocada la comarca. No tiene pérdida, se ve desde la carretera (lado derecho en sentido Navalagamella - Colmenar del Arroyo).

Búnker Blockhaus 13 de la Guerra Civil

Una vez en Colmenar del Arroyo, comprobamos que la poesía se adueña de sus calles y en muchas de sus fachadas podemos leer preciosos versos que dan un nuevo sentido al enyesado de las paredes. En la plaza, se encuentra la Iglesia Parroquial de la Asunción de Ntra. Señora y a través de una de sus calles (en dirección a la escuela), llegamos a los Puentes de la Fragua y del Caño que unen una preciosa fuente de piedra con una zona ajardinada de columpios. Allí se puede comer en Chicote's, sitio de cocina creativa en la misma plaza (nosotros no nos quedamos, en cuanto a las críticas las hay buenas y malas, mejor juzgad por vosotros mismos).

Colmenar del Arroyo

Colmenar del Arroyo

Nosotros partimos dirección Chapinería, un pequeño municipio en el que se encontraron útiles paleolíticos y restos visigodos, y en el que habría que visitar el Palacio de la Sagra, la Ermita del Santo Ángel de la Guarda y espacios naturales como las cárcavas del río Perales o la laguna del Pozairón.

Laguna del Pozairón (Chapinería)


Día 3) San Martín de Valdeiglesias

Tal vez perdamos el encanto de los pueblos pequeños pero si estás por la zona no te puedes marchar sin visitarlo. En especial el Castillo de la Coracera (que data de la segunda mitad del siglo XV) pero completamente restaurando y visitable tanto el patio como las estancias y las almenas.

Castillo de la Coracera (San Martín de Valdeiglesias)

Castillo de la Coracera (San Martín de Valdeiglesias)

Otros lugares de interés cerca de San Martín de la Vega son El Bosque Encantado (jardín botánico y temático donde cada arbusto adopta una forma diferente), y el Embalse de San Juan donde poder darse un baño y disfrutar de algún deporte acuático. Son muchas las empresas de multiaventura, granjas y otras alternativas de ocio: Indiana, Finca El Recreo, Granja Educativa Nuestra Tierra, Yucalcari Aventura, Embarcadero El Ancla... que ofertan rematar el día montando en kayak o con una ruta a caballo.

Día 4) Robledo de Chavela

No nos podemos marchar sin visitar nuestro lugar de residencia de estos días y dar un paseo por el empedrado de sus calles (muchas cuestas arriba, ¡peligro carros!) hasta llegar a la preciosa Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora que domina Robledo desde lo alto.

Asunción de Nuestra Señora (Robledo de Chavela)

Por supuesto hay muchos otros planes que hacer por la zona: un picnic en Valdemaqueda a orillas del río Cofio o disfrutar de los animales en libertad en el Safari Park de Aldea del Fresno. A nosotros la escapada no nos dio para más pero seguro que volveremos a completar el recorrido.

Siento haberme explayado demasiado, pero quería elaborar una guía de utilidad para suscitar el interés por esta zona, tan desconocida como hermosa y apasionante para ir con niños, todo depende del cuento con el que se lo presentes. En tan sólo 4 días hemos viajado a la luna cual astronautas, hemos visto donde se escondió Mambrú durante la guerra, jugado a ser princesas en castillos encantados y ¡hasta hemos hecho perfume con flores frescas recogidas en la linde del sendero!
¿Hacemos la mochila?

4 comentarios:

  1. qué chulo el viajecito! me ha encantado lo de la casa en la finca, muy propio para ir en familia la verdad. Y lo del museo espacial?? muerta me he quedado. Lo que tenemos en España y yo sin saberlo jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tambié aluciné de saber que en Fresnedillas había un museo espacial!!! Y nada de réplicas que allí casi todo era original. Es una escapada muy recomendable sobre todo para hacerla con niños porque es todo muy variado. Me alegro que te haya gustado ♥♥

      Eliminar
  2. mira mira lo que dan de si 4 días! si señora! muy buen plan! tomo nota de la escapada :-)
    un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que a puntito estuve de no ir, acuérdate!! Un besazo y espero que te sirva en escapadas futuras

      Eliminar

Deja aquí tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips