lunes, 5 de enero de 2015

Con ojos de niño

Con ojos de niño

En vísperas de Reyes quería compartir con vosotros lo importante que supone para mí mirar la realidad con ojos de niño.
Siempre decimos que la Navidad son fechas por y para ellos, que estas fiestas se viven con mayor intensidad si tienes hijos pequeños, que su ilusión arrastra a los padres a acudir a las cabalgatas a pesar de la espera y el frío...

A mí me encanta esta noche, lo reconozco. Aún me sigo poniendo nerviosa, acostándome antes a pesar de no poderme dormir y despertando como si llevara un resorte dentro a tempranas horas de la mañana. Disfruto en la cabalgata, comiendo roscón, limpiando los zapatos, preparando las copas para sus SSMM de Oriente y el agua para los camellos...

Pero los ojos de un niño van más allá de la Navidad, de las luces y los regalos. Los ojos de un niño ven más porque nada les enturbia la mirada, porque son capaces de creer en algo, porque la inocencia les abre unas puertas que los adultos jamás nos atreveríamos ni a tocar y su sencillez nos da grandes lecciones de vida.

Los niños dicen sin tapujos lo que piensan, y siguen sus propias pautas de conducta, con naturalidad y sin dobleces. Mucho se ha hablado del anuncio de Ikea de "la otra carta" que 10 niños escriben a sus padres. Yo no entraré en polémica, aunque comparto las críticas en buena parte, pero es un buen ejemplo de esa sinceridad innata de la que os hablaba (siempre que sea un spot no dirigido, aunque con la publicidad ya se sabe...).

Prefiero sin embargo este otro, una campaña de la Association Noémi de discapacitados que invita a que miremos con sus ojos y que hoy, en la noche más mágica, os propongo que empecemos a hacer. ¿Os apuntáis al reto?

p.d. La foto son los ojos de Enma cuando ésta tenía año y medio. Fotografiada y editada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips