lunes, 7 de julio de 2014

Sepúlveda: paisajes, gastronomía y aventura cerca de Madrid

Para ir a las Hoces que hace el río Duratón a lo largo de su paso por la provincia de Segovia no hace falta ir en ninguna época del año en particular, son preciosas en todas. Para ir a "La Casa de la Huerta", sí os recomiendo la primavera para poder disfrutar del jardín o el verano para poder bañaros en su piscina.
Como cada año a finales de mayo o principios de junio (también lo hacemos en octubre), el grupo de amigos organizamos una escapada a alguna casa rural aprovechando varios cumpleaños en esas fechas. Intentamos buscar también algún plan sorpresa para los cumpleañeros (ese es nuestro regalo siempre) y alguna visita (incluida la gastronómica) o excursión.
Y acertamos de pleno.
La casa cuenta con 5 habitaciones, perfecto para los 9 adultos y 2 niños que íbamos. Bien decorada y acogedora, con una mesa grande en el comedor (fundamental para las sobremesas con amigos), un jardín precioso con cenador de piedra y piscina, y una sala de juegos abuhardillada que hizo las delicias de los 2 pequeños. Diego, su dueño, un encanto, nos agasajó con unos dulces típicos a nuestra llegada y no nos puso impedimento para salir a la hora que quisiésemos. El domingo hizo mejor día y pudimos comer fuera... ¡qué gozada!...

La Casa de la Huerta

La Casa de la Huerta

Haciendo perfume con flores

Jardín de la Casa de la Huerta

Aperitivo en el jardín de la Casa de la Huerta
Sala de juegos de la Casa de la Huerta
El sábado por la mañana fuimos a visitar el pueblo. De Sepúlveda (la Villa de las Siete Puertas), poco puedo añadir a lo que posiblemente ya sabéis. Un pueblo precioso de piedra con calles adoquinadas que aún conserva parte de la muralla construida en el medievo. No os podéis ir sin visitar el Santuario de la Virgen de la Peña y su mirador desde el que se tienen unas vistas muy bonitas de las hoces, la iglesia de El Salvador y la Plaza Mayor.
Pórtico del Santuario de la Virgen de la Peña
Pórtico del Santuario de la Virgen de la Peña
Torre de la Iglesia de El Salvador
Torre de la Iglesia de El Salvador
Las Hoces del Duratón desde el mirador

Las Hoces del Duratón desde el mirador
Las Hoces del Duratón desde el mirador
 Tampoco podéis perderos el lechazo asado. Aunque nosotros no estuvimos allí por buscar un sitio donde hubiera otras alternativas al cordero, os recomiendo el Figón de Tinín. Y después un café en el Palacio de Sepúlveda (aunque solo sea por verlo por dentro).
Palacio de Sepúlveda
Palacio de Sepúlveda
 El sábado por la tarde tuvo lugar el plan sorpresa de cumpleaños: montar en buggies (nos organizamos para que uno de nosotros se quedara con los niños). A tan solo 15 minutos en coche se encuentra este centro de aventura llamado Grajera Aventura donde organizan todo tipo de actividades (piraguas, quads, barrancos, paintball, caballos, zorbing, tirolinas...). Nunca había montado en buggie y me encantó, no sabía que los baches eran tan divertidos.
Buggies en Grajera Aventura
Buggies en Grajera Aventura
Buggies en Grajera Aventura
El domingo por la mañana lo dedicamos a recorrer las hoces, o mejor dicho, el camino de las ocecillas que es la versión light para ir con niños.
Y esta ha sido mi propuesta para un fin de semana intenso a unos pasos de Madrid. ¿Os apetece probarlo?

2 comentarios:

  1. Está genial descrito, Sonia! Sepúlveda y las Zhoces es uno de mis lugares favoritos, llevo yendo muuuuchos años. He estado en todas las épocas y tienes razón, siempre es precioso.
    Gracias por tus recomendaciones. La casa rural tiene una pinta estupenda, habrá que probarla....y qué fotos tan bonitas....
    Enhorabuena por el blog! Un beso grande
    Susana

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te guste Susana, a la vuelta de vacaciones escribiré una entrada nueva sobre La Hiruela, en la sierra norte de Madrid. No sé si lo conoces, pero si no, te lo recomiendo. Un beso

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips